Los Santos Padres y Doctores de la Iglesia

Los Santos Padres

Se llaman padres de la Iglesia a un grupo de pastores y escritores eclesiásticos autodidactas, obispos en su mayoría, de los primeros siglos del cristianismo, cuyo conjunto doctrinal es considerado fundamento de la fe y de la ortodoxia en la Iglesia católica.

Padres apostólicos

Desde el siglo XVII se llama padres Apostólicos a aquellos padres que tienen cercanía inmediata con los apóstoles, por lo que cronológicamente se ubican en el siglo I y primera mitad del siglo II. Sus escritos son respuestas a comunidades eclesiales en forma de cartas, documentos o recomendaciones, la mayoría del contenido es moral antes que doctrinal, por lo que su estilo es sencillo y directo, ya que iban dirigidas a comunidades con situaciones específicas.

Apologistas cristianos

A partir de finales del siglo III se pierden los testimonios directos de la vida de Jesús y de la época apostólica con la muerte de los discípulos de los apóstoles. Los escritores sagrados, desde la muerte de esta generación, solo tuvieron el testimonio de las Sagradas Escrituras, y de la Liturgia y la Tradición mantenida en cada una de las Iglesias particulares. Estas primeras generaciones de escritores cristianos aún vivieron en la persecución y se les conoce como «Apologistas» por la defensa que hacían del cristianismo frente a gentiles y otras doctrinas de la época.

Los cuatro grandes padres griegos son:

San Atanasio de Alejandría
San Basilio el Grande
San Gregorio Nacianceno
San Juan Crisóstomo

Los cuatro grandes padres latinos:

San Ambrosio de Milán
San Agustín de Hipona
San Jerónimo de Estridón

Son dos grupos diferentes pero relacionados:

Algunos Padres son Doctores de la Iglesia, pero no todos los Doctores son Padres. Esto se debe a que el título de Doctor se instauró para destacar a un pensador de importancia ajeno a la época patrística. Igualmente se instauró este título para reforzar la autoridad de algunos Padres. Tenemos que el título de Doctor se aplica con mayor extensión a santos que no fueron Padres. Y sólo se aplica para algunos Padres que fueron más destacados en lo magisterial que otros.


Doctor de la Iglesia

Doctor de la Iglesia es un título otorgado por el Papa o un concilio ecuménico a ciertos santos en razón de su erudición y en reconocimiento como eminentes maestros de la fe para los fieles de todos los tiempos.

La instauración del título obedece a dos criterios: al reconocimiento de los eminentes y maestros de la fe para los fieles de todos los tiempos. De este modo, el título de Doctor no queda anclado a un tiempo, sino que abarca a los autores más importantes que se consideren maestros universales. La lista de los Doctores incluye maestros desde el Siglo V hasta el Siglo XIX.

Concepto y autoridad

Los tres requisitos para que alguien pueda ser considerado Doctor de la Iglesia, según Benedicto XIV, son: insigne santidad de vida, doctrina celestial eminente y reconocimiento o declaración expresa del Sumo Pontífice: cfr. De servorum Dei beatificatione et canonizatione, lib. IV, 2, c. 11, n° 8-16; Juan XXIII, en AAS 51 (1969) 460. Con respecto al concepto de Padre de la Iglesia, el de Doctor de la Iglesia no siempre implica la antigüedad, pero exige necesariamente una ciencia extraordinaria y una aprobación más solemne de la Iglesia. La liturgia especial en las fiestas o memorias de los Doctor de la Iglesia incluye una antífona propia del Magnificat (O Doctor optime) en el Oficio divino, y Misa propia: In medio Ecclesiae (desde 1960 se ha suprimido de ella el Credo: cfr. Rubricae Breviarii et Missalis Romani, Roma 1960, n° 476). En la argumentación teológica, los textos de los. Doctores de la Iglesia, si no son al mismo tiempo Padres de la Iglesia, suelen ser citados entre los de los teólogos, si bien su consensus o uniformidad dogmática adquiere un valor mayor cualificado en virtud de la declaración de la Iglesia. Sin embargo, se han de tener siempre en cuenta el estado de la teología en su tiempo y la posible evolución del dogma tanto para interpretarlos fielmente como para juzgar con objetividad su doctrina. Por eso a veces, como en lo que respecta a la Inmaculada Concepción de María, la doctrina negativa de algunos grandes Doctores de la Iglesia (S. Bernardo, S. Buenaventura, S. Tomás) ya no puede ser mantenida hoy sin caer en herejía.


Origen histórico

El concepto de Doctor de la Iglesia tiene sus raíces en el concepto de didáskalos en el N. T. (cfr. TWNT 11,154163) y en el tiempo posapostólico (cfr. Carta de Bernabé, 1,8; Pastor de Hermas, Compar. 9,22,2; Martirio de S. Policarpo, 12,3). La Iglesia reconoció a esos didáskaloi o doctores como testigos de la teología de su tiempo (cfr. Acta Conciliorum Oecumenicorum, ed. E. Schwartz, Berlín 914 ss., 1-1,96). En el s. v, Vicente de Lerins llama doctores o magistri probabiles a aquellos maestros de algún modo reconocidos en la Iglesia (cfr. Commonitorium, 15,23,41,42), así como S. Benito (Regla, c. 9), el Decreto Gelasiano (c. 4) y S. Gregorio Magno (PL 77,4913). El Papa Agatón llama a S. Ambrosio mégas didáskalos (Manei, X1,267). En la Iglesia latina eran reconocidos especialmente como Doctor de la Iglesia los cuatro Padres de la Iglesia: S. Ambrosio, S. Jerónimo, S. Agustín y S. Gregorio Magno; su aprobación canónica y litúrgica definitiva se debe a Bonifacio VIII en 1295. En la Iglesia oriental bizantina se celebra desde el s. IX la fiesta de los «tres jerarcas y Doctores Ecuménicos»: S. Basilio, S. Gregorio Nazianceno y S. Juan Crisóstomo, el 30 de enero. A partir del s. XVI, los Papas nombran Doctor de la Iglesia a Padres y teólogos debido a nuevas y diversas circunstancias: el humanismo eclesiástico que llevó a un conocimiento directo de los Padres griegos; la estabilización y las polémicas mutuas de las escuelas teológicas y de las órdenes religiosas; las peticiones de las naciones cristianas, y la tendencia a dar una fundamentación más genuina a la evolución teológica en Dogmática, Moral y Ascética y Mística. La antigua S. Congregación de Ritos era la encargada de examinar atentamente la ortodoxia de todos los escritos de los candidatos a Doctor.

Doctores de la Iglesia al 2017

SANCTE ATHANASI, ORA PRO NOBIS


(296-373) Obispo de Alejandría (Egipto). Principal opositor al arrianismo. Padre de la Ortodoxia. Aclamado doctor el año 1568 por Pío V.

SANCTE EPHREM, ORA PRO NOBIS

(306-373). Exegeta de la Biblia y escritor eclesiástico. Llamado “el harpa del Espíritu Santo. Aclamado doctor el 5 de octubre, 1920 por Benedicto XV.

SANCTE HILARIO DE POITIERS, ORA PRO NOBIS


(315-368). Obispo. Llamado el Atanasio del Occidente. Aclamado doctor en 13 mayo, 1851 por Pío IX.

SANCTE CYRIL DE JERUSALEM, ORA PRO NOBIS


(315-387). Obispo opositor del arianismo en el Este. Aclamado doctor en 28 de julio, 1882 por León XIII.

SANCTE BASILIUS MAGNUS, ORA PRO NOBIS


(329-379) Uno de los tres Padres Capadocios. Padre del monasticismo del Este. Aclamado doctor en 1568 por Pío V.

SANCTE GREGORI (NAZIANZENE), ORA PRO NOBIS


(330-390). Llamado el Demóstenes cristiano por su elocuencia y, en la Iglesia Oriental, “El Teólogo”. Uno de los tres Padres Capadocios. Aclamado doctor en 1568 por Pío V.

SANCTE AMBROSI, ORA PRO NOBIS


(340-397) Uno de los cuatro tradicionales Doctores de la Iglesia latina. Combatió el arrianismo en el Occidente. Obispo de Milán y mentor de San Agustín. Aclamado doctor el 20 de septiembre, 1295 por Bonifacio VIII.

SANCTE HIERONYME, ORA PRO NOBIS

(343-420). Uno de los cuatro Doctores originales de la Iglesia Latina. Padre de las ciencias bíblicas y traductor de la biblia al latín. Aclamado doctor el 20 de septiembre, 1295 por Boniface XIII.

SANCTUS IOANNIS CHRYSOSTOMI, ORA PRO NOBIS

(347-407). Obispo de Constantinopla. Patrón de los predicadores. Llamado “boca de oro” por su gran elocuencia. Aclamado doctor en 1568 por Pío V.

SANCTE AUGUSTINE, ORA PRO NOBIS

(354-430) Obispo de Hippo. Uno de los cuatro doctores originales de la Iglesia Latina. “Doctor de la Gracia”. Aclamado doctor el 20 de septiembre, 1295 por Bonifacio XIII.

SANCTE CYRIL DE ALEXANDRIA, ORA PRO NOBIS

(376-444). Patriarca. Combatió el nestorianismo. Hizo contribuciones claves a la cristología. Aclamado doctor el 28 de julio, 1882 por León XIII.

SANCTE LEONIS MAGNI, ORA PRO NOBIS

(400-46l). Papa. Escribió contra las herejías del Nestorianismo, el Monofisismo, el Maniqueismo y el Pelagianismo. Aclamado doctor el 15 de octubre, 1754 por Benedicto XIV.

SANCTE PETRI CHRYSOLOGI, ORA PRO NOBIS

(400-50). Obispo de Ravenna. Llamado “Palabra de Oro”. Aclamado doctor el 10 de febrero, 1729 por Benedicto XIII.

SANCTE GREGORI, ORA PRO NOBIS

(540-604). Papa. Cuarto y último de los cuatro originales Doctores de la Iglesia Latina. Defendió la supremacía del Papa y trabajó por la reforma del clero y la vida monástica. Aclamado doctor el 20 de septiembre, 1295 por Bonifacio XIII.

SANCTE ISIDORI, ORA PRO NOBIS

(560-636). Arzobispo, teólogo, historiador. Reconocido como el hombre mas sabio de su época. Aclamado doctor el 25 abril, 1722 por Inocente XIII.

SANCTE BEDA VENERABILIS, ORA PRO NOBIS

(673-735) Sacerdote benedictino. Padre de la Historia inglesa. Aclamado doctor el 13 de noviembre, 1899 por León XIII.

SANCTE IOANNES DAMASCENUS, ORA PRO NOBIS

(675-749). Teólogo griego. Aclamado doctor el 19 agosto, 1890 por León XIII.

SANCTE GREGORI DE NAREK, ORA PRO NOBIS

(945-1010) Teólogo, Poeta, místico y escritor. Aclamado doctor en 2015 por Francisco.

SANCTE PETRI DAMIANI, ORA PRO NOBIS

(1007-72). Benedictino. Reformador eclesiástico y clerical. Aclamado doctor el 27 de septiembre, 1828 por León XII.

SANCTE ANSELMUS, ORA PRO NOBIS

(1033-1109) Arzobispo de Canterbury. Padre del Escolasticismo. Aclamado doctor el 3 de febrero, 1720 por Clemente XI.

SANCTE BERNARDE CLARAEVALLENSIS, ORA PRO NOBIS

(1090-1153). Monje benedictino del Císter. Llamado “Mellifluous Doctor” por su elocuencia. Aclamado doctor el 20 de agosto, 1830 por Pío VIII.

SANCTA HILDEGARDIS BINGENSIS, ORA PRO NOBIS

(1098-1179) Monja de la Orden Benedictina, abadesa, mística, profetisa, médica, compositora y escritora. Aclamada doctora el 07 de Octubre de 2012 por Benedicto XVI.

SANCTE ANTONI DE PADUA, ORA PRO NOBIS

(1195-1231) Fraile franciscano. Doctor Evangélico. Aclamado doctor el 16 de enero, 1946 por Pío XII.

SANCTE ALBERTI MAGNI, ORA PRO NOBIS

(1200-1280) Dominico. Patrón de las ciencias naturales; llamado “Doctor Universallis” “Doctor Expertus”. Aclamado doctor el 16 diciembre, 1931 por Pío XI.

SANCTE BONAVENTURAE, ORA PRO NOBIS

(1217-1274). Teólogo franciscano. “Doctor Seráfico”. Aclamado doctor el 14 de marzo, 1588 por Sixto V.

SANCTE THOMAE DE AQUINO, ORA PRO NOBIS

(1225-74). Filósofo dominico y teólogo. Llamado “Doctor Angélico”. Autor de la Suma Teólogica, obra insigne de teología. Patrón de las escuelas católicas y de la educación. Aclamado doctor el 11 de abril, 1567 por Pío V.

SANCTA CATHARINA SENENSIS, ORA PRO NOBIS

(1347-1380). Mística. Segunda mujer doctora de la Iglesia. Aclamada doctora el 4 de octubre, 1970 por Pablo VI.

SANCTA TERESIAE A IESU, ORA PRO NOBIS

(1515-82). Española, fundadora de las carmelitas descalzas, mística. Primera mujer Doctora de la Iglesia. Aclamada doctora el 27 de septiembre, 1970 por Pablo VI.

SANCTE PETRI CANISII, ORA PRO NOBIS

(1521-97). Teólogo Jesuita. Líder de la Contrareforma. Aclamado doctor el 21 de mayo, 1925 by Pío XI.

SANCTE IOANNIS A CRUCE, ORA PRO NOBIS

(1542-1591). Cofundador de los carmelitas descalzos. Doctor de la teología mística. Aclamado doctor el 24 de agosto, 1926 por Pío XI.

SANCTE ROBERTI BELLARMINO, ORA PRO NOBIS

(1542-1621). Jesuita. Defensor de la doctrina durante y después de la Reforma Protestante. Escribió dos catecismos. Aclamado doctor el 17 de septiembre 17, 1931 por Pío XI.

SANCTE LAURENTII DE BRINDISI, ORA PRO NOBIS

(1559-1619). Vigoroso predicador de gran influencia en el período pos-reformación. Aclamado doctor en 19 de marzo, 1959 por Juan XXIII.

SANCTE ALFONSI MARIAE DE’ LIGUORI, ORA PRO NOBIS

(1696-1787) Patrón de confesores y moralistas. Fundador de los redentoristas. Aclamado doctor el 7 de julio, 1871 por Pío IX.

SANCTA TERESIAE A IESU INFANTE, ORA PRO NOBIS

(1873-1897) Religiosa francesa carmelita. Autora de “La Historia de un Alma”. Aclamada doctora el 19 de octubre, 1997 por Juan Pablo II.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s