La única forma auténtica de saber

«Reconocer con humildad que no se sabe nada es la única forma auténtica de saber; contemplar con asombro el misterio incomprensible es la auténtica profesión de fe en Dios. El amor es siempre mysterium. El propio amor —el Dios increado y eterno— tiene que serlo en sumo grado: el misterio mismo».

Ratzinger, Joseph. (2016). Introducción al cristianismo. España: Ediciones Sígueme.

RV18644_Articolo

 

Deja un comentario