Dormir

Cuando todo parece dormir en la oscuridad, cuando Dios mismo parece dormir, su corazón vela. Él está al acecho, espera, busca, llama a la puerta: «Abre la puerta, amiga mía, que mi cabeza está cubierta de rocío, mis cabellos de las gotas de la noche».

Bernard Ronze

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s