Aprendiendo a sosegarnos y a dejar todo en manos de Dios

El rasgo característico de cada uno de nosotros es la base de nuestro paso a la eternidad. Si somos serenos y mansos, entraremos a la legión de los ángeles y los santos. Sobre éstos el Señor ha otorgado el don de Su Gracia, y en sus almas no es posible encontrar alguna de las particularidades de este mundo.

Si alguien le ofende, el manso no se inmuta. Lo pueden golpear, que él no se enfadará, porque su alma es guiada por el Espíritu Santo. Por eso, a ti te digo: tranquilízate. No te cargues tanto con las cosas de este mundo, sino que cuida de tu propia paz y vive con Dios. ¡Aprende a dejarlo todo en manos del Señor!

(Traducido de: Starețul Tadei de la Mănăstirea Vitovnița, Cum îți sunt gândurile așa îți este și viața,  traducere de Valentin Petre Lică, Editura Predania, București, p. 70)

Fuente: Doxologia.org
Fotografía: Tradiciadrevnih.ru

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s