Misión

el

En 1894, una joven carmelita de Lisieux (Francia) se presentaba voluntaria para incorporarse al convento de esa orden fundado en Saigón (Indochina). Le preguntaron lo que pretendía hacer en aquella lejana tierra de misión, y ella respondió: «¿Cree que me marcharía misionera para hacer algo? Estoy segura de que no haré nada en absoluto».

Deja un comentario