Padre Pío, sacerdote de los estigmas

el

Ayer tarde me sucedió algo que yo no sé ni explicar ni comprender. En medio de la palma de las manos ha aparecido un poco de rojo, de casi la forma de un céntimo, acompañado también de un fuerte y agudo dolor en medio de ese poco de rojo. Este dolor era más sensible en medio de la mano izquierda, tanto que dura todavía. También en las plantas de los pies advierto un poco de dolor.

Este fenómeno hace ya casi un año que se va repitiendo, aunque ahora hace ya algún tiempo que no me sucedía. Pero no se enfade si se lo digo ahora por primera vez; porque me he dejado vencer por esa maldita vergüenza. ¡Y si supiera la violencia que he tenido que hacerme para decírselo ahora! Muchas cosas tendría para decirle, pero me faltan las palabras; sólo le digo que, cuando me hallo con Jesús sacramentado, los latidos del corazón son muy fuertes. A veces me parece que quiere salirse del pecho.

En el altar, con frecuencia siento un ardor tal en toda la persona que no puedo describírselo. Me parece que sobre todo el rostro quiere convertirse todo él en fuego. Qué señales son estas, padre mío, lo ignoro.

Padre Pío, 8 de septiembre de 1911, al P. Benedetto da San Marco in Lamis, Ep. I, 233

Gianluigi Pasquale. 365 días con el Padre Pío.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s