No son muchas cosas, solo es una

el

—Se equivoca, Prudencia, no son muchas cosas, solo es una. En realidad lo que desencadena la guerra no es tanto algo como la ausencia de algo, es la falta de una pieza. Y cuando falta una pieza (en un puzzle, por ejemplo), cuando falta la pieza maestra, nada funciona. (…)

—Pues bien, lo que trato de explicar es que hay personas, Prudencia, que un buen día se hacen conscientes de que les falta la pieza principal de un puzzle que no pueden completar. Solo sienten que algo no funciona o que nada en absoluto funciona, hasta que descubren, o mejor, hasta que se les permite descubrir, la pieza que falta.

Natalia Sanmartín Fenollera, El despertar de la Señorita Prim, 6.

Deja un comentario