El mejor remedio contra el mal

el

Una percepción más clara del mal la tuve cuando me confesé por primera vez. Allí comprendí que el mal es una cosa seria de la que hay que arrepentirse. Me enseñaron a que me confesara cada semana. Me dijeron:

—¿Sabes cuál es el mejor remedio contra el mal? La confesión semanal.

Tenían razón. Y, en efecto, aún hoy digo a todos que una confesión bien hecha es mejor que un exorcismo. La confesión devuelve al hombre la gracia de Dios. Satanás se enfurece cuando alguien se reconcilia con Dios. Se siente derrotado. Se encoleriza. La confesión desbarata sus planes demoníacos. Satanás encuentra sumamente difícil entrar en el cuerpo de aquellos que se encuentran en estado de gracia. Dios está con ellos. Nuestra Señora está con ellos. Y Dios y la Virgen son más fuertes que Satanás.

Decía yo al confesor mis pecados. Confesaba mi mal, pero en mí no estaba presente la percepción clara de que detrás de dicho mal había un espíritu viviente, activo, continuamente comprometido. Solo lo sabía teóricamente. Y también cuando, pasada la adolescencia, decidí ser sacerdote, pensaba en todo menos en el hecho de que para mi ser sacerdote sería ser como una espina que punzaba a Satanás.

Padre Amorth – Paolo Rodari, El último exorcista. Mi batalla contra Satanás. Cap I.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s