Carta 262 – A sor Genoveva

el

LT-262.png

3 de agosto de 1897

¡Dios mío, qué bueno eres con la pequeña víctima de tu Amor misericordioso! Ni siquiera ahora que añades el sufrimiento exterior a las pruebas de mi alma¹, puedo decir: «Me cercaban olas mortales», sino que exclamo agradecida: «Aunque camine por las cañadas oscuras de la muerte, nada temo, porque tú, Señor, vas conmigo²».

(A mi queridísima hermanita sor Genoveva de Santa Teresa)
3 de agosto de 1897 – Salmo 22, 4

 


Notas
¹ Cf CA 3.8.8: «Desde el 28 de julio, los sufrimientos son grandes».
² Cf Ms A 3rº/vº, donde este texto se citaba en futuro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s