Cardenal Burke: «La apostasía de la fe de nuestro tiempo nos asusta profundamente y con razón»

58613cdcd1e72-image
CONFERENCIA SOBRE EL CENTENARIO DE FÁTIMA

Cardenal Burke: «La apostasía de la fe de nuestro tiempo nos asusta profundamente y con razón»

El cardenal exhortó a los fieles en su conferencia a ser realistas acerca de los grandes males que asolan a la Iglesia, pero también a tener esperanza en el triunfo final en la victoria del Sagrado Corazón de Jesús.

14/10/17


(LifeSiteNews/InfoCatólica) La crisis en el mundo hace 100 años cuando Nuestra Señora apareció en Fátima continúa hoy y también ha infectado la vida de la Iglesia, dijo ayer el Cardenal Raymond Burke.

Dirigiéndose a una conferencia sobre Fátima en Inglaterra coincidiendo con el centenario de la última aparición, el Cardenal Burke dijo que los fieles deben ser realistas acerca de los grandes males que asolan al mundo y a la Iglesia, pero que también deben estar llenos de esperanza en la victoria del Sagrado Corazón de Jesús a través del Inmaculado Corazón de María.

«La realidad de la apostasía de la fe en nuestro tiempo nos asusta profundamente y con razón», afirmó. «Nuestro amor a Cristo y a  su cuerpo místico, la Iglesia, nos deja claro la gravedad del mal que busca robarnos nuestra salvación eterna en Cristo».

«Pero no dejemos lugar al desaliento», dijo. «Mejor recuerden que el Corazón Inmaculado de la Santísima Virgen María, asumido en la gloria, nunca deja de latir de amor por nosotros, los hijos que su hijo divino le entregó cuando moría en la cruz».

Uno de los cuatro cardenales que sometieron la dubia pidiéndo al Papa Francisco clarificaciones sobre Amoris Laetitia, el Cardenal Burke, dio el discurso principal para la conferencia «Fátima 100 años después: un llamado de María para toda la Iglesia» celebrada en la Abadía de Buckfast.

Su discurso trazó paralelos entre la confusión desenfrenada y el «retroceso» de la fe hoy en la Iglesia con respecto a tiempos pasados.

Estamos llamados al sacrificio

Burke pidió que los católicos que estén preparados —con la ayuda de la Virgen Madre de Dios— para aceptar cualquier sacrificio que se les pida para ser fieles soldados de Cristo. Esto significa tomar el camino de la oración, la penitencia y la reparación según lo enseñado por Nuestra Señora de Fátima.

Recurriendo en gran medida a la sabiduría y los escritos del Papa San Juan Pablo II, junto con otros padres de la Iglesia, el Cardenal Burke hablo sobre la apostasía de la fe, los «frutos venenosos del fracaso de los pastores de la Iglesia», la naturaleza del tercer secreto de Fátima, y también la necesidad urgente de consagrar a Rusia al corazón inmaculado de Nuestra Señora como ella solicitó.

Apostasía

Explicó en la conferencia que la apostasía se define como el abandono de la fe.

«La naturaleza fundamental de la apostasía es el alejamiento de la gracia divina, que primero había sido dada por Dios y recibida por el hombre», dijo el Cardenal Burke. «Como la apostasía es cometida por un hombre que ha recibido el don de la fe, ha conocido a Dios y su ley divina, es un pecado contra la religión, un acto de injusticia ante Dios».

La apostasía puede ser explícita o implícita en su naturaleza, explicó el cardenal.

Citó la Suma Teológica de Santo Tomás de Aquino para ilustrar cómo las palabras y los hechos exteriores dan testimonio de la fe interior, expresando la unidad inseparable entre la fe y la virtud.

«La fe en Dios necesariamente se expresa en el amor de Dios», dijo.

La apostasía se distingue de la herejía, explicó, que es el otro pecado grave contra la fe. Donde la apostasía es la total deserción de la fe católica, la herejía es la negación de uno u otro dogma de la fe. La herejía, dependiendo de la forma en que se abraza, puede llevar a la apostasía.

Modernismo

«El Papa San Pío X y su encíclica «E Supremi» de 1903 vienen a la mente, al considerar cómo la Iglesia tiene y continúa sufriendo “las persistentes doctrinas heréticas del Modernismo”».

En el documento, San Pio discutió «el estado desastroso de la sociedad humana» en ese momento, llamando a la apostasía de Dios una «enfermedad terrible y profundamente arraigada» arrastrando a la sociedad a la destrucción.

«¿Cuánto más que nunca hoy el pontífice romano se enfrenta al desafío desalentador de una apostasía generalizada de Dios por la fe?»

Una posterior encíclica de Pío X, «Notre charge apostolique», se dirigió al movimiento político y religioso francés «Le Sillon» favorable a «una Iglesia del Mundo».

«Cuánto más que hoy los movimientos por un único gobierno del mundo —y ciertos movimientos incluso en la Iglesia— violan la ley moral y carecen de cualquier fundamento en el plan de Dios para nosotros», dijo.

El cardenal hacía referencia a la encíclica «Pascendi Domonici Gregis» de Pío X para mostrar cómo las doctrinas heréticas del modernismo fluyen desde «un racionalismo y sentimentalismo que aleja a las almas de la fe misma», y que «los partidarios del error» se encontraron dentro y fuera de la Iglesia, siendo laicos y sacerdotes.

El Cardenal Burke se lamentó de que «los fieles pueden ser engañados por las apariencias, el teatro atractivo y consignas llamativas, pero cuya sustancia es veneno para sus almas».

La batalla continúa hoy

«San Pío X mostró entonces cómo un divorcio de fe y la razón, inherente a un enfoque racionalista y sentimentalista, aleja al hombre de Dios», dijo. «El Papa Pío X identificó valerosamente una forma venenosa de pensar, que había estado plagando a la Iglesia durante algunos siglos, y que continúa plagando a la Iglesia en nuestro tiempo».

El cardenal habló de cómo la apostasía es una forma de «suicidio espiritual» y según Le dictionnaire de théologie catholique: «Este suicidio espiritual es después del odio de Dios, el más grave de los pecados, ya que separa total y definitivamente las facultadas del alma humana: la inteligencia y la voluntad, de la unión con Dios».

«Está claro que la apostasía, ya sea explícita o implícita, aleja a los corazones del Inmaculado Corazón de María», dijo el Cardenal Burke, «y también del Sagrado Corazón de Jesús, la única fuente de nuestra salvación».

«En ese sentido, como lo pone de manifiesto el mensaje de Fátima, los pastores de la Iglesia que cooperan de alguna manera con la apostasía, también por su silencio, y tienen una pesada carga de responsabilidad».

Castigo espiritual

El tercer secreto de Fátima no se trata de una guerra nuclear o del fin del mundo, dijo, según el ex obispo de Leiria-Fátima Alberto Cosme do Amaral, quien en 1984 dijo que el secreto se refiere más bien a la fe católica misma, específicamente a su decadencia en Europa .

Está claro que solo la fe puede salvar al hombre de los castigos espirituales que trae la rebelión contra Dios, dijo, y el clero tiene una responsabilidad particular en este sentido.

«La enseñanza de la fe en su integridad y con coraje es el corazón del oficio de los pastores de la Iglesia, el pontífice romano, los obispos en comunión con la Sede de Pedro y sus principales compañeros de trabajo, los sacerdotes», continuó el Cardenal Burke. «Por esa razón, el tercer secreto está dirigido con particular fuerza a quienes ejercen el oficio pastoral en su iglesia».

Dijo además: «Su fracaso en enseñar la fe en la fidelidad a la doctrina y práctica constantes de la Iglesia, ya sea mediante declaraciones y acciones explícitas, o mediante un enfoque superficial, confuso o incluso mundano, o por medio de su silencio, pone en peligro mortalmente la vida espiritual de aquellos que debían cuidar espiritualmente».

Al describir el efecto generalizado de este fracaso para defender la fe, dijo: «Los frutos venenosos del fracaso de los pastores de la Iglesia se ven en la manera de adoración, de enseñanza y de la disciplina moral que no está de acuerdo con la ley divina».

El cardenal dijo que el llamamiento del Papa Juan Pablo para una nueva evangelización fue en respuesta a la constante propagación de un abandono de la fe y la práctica, y el Papa hizo este llamado a la evangelización señalando cuántas posiciones filosóficas enemigas a la fe y su práctica fueron influyendo en la vida misma de la Iglesia.

La conocida referencia de «cultura de muerte» del Papa Juan Pablo II también surgió de su análisis de la apostasía, señaló.

«Creemos que en nuestro tiempo hay apostasía en la práctica de los católicos que apoyan y promueven programas y leyes que son contrarias a la ley moral o que son silenciosos e inactivos respecto de ellos», dijo el Cardenal Burke. «Pensamos en la confusión y el error cada vez más difusos en la Iglesia sobre los fundamentos de la fe, sobre la Santa Eucaristía y el Santo Matrimonio y sobre las Sagradas Escrituras. Y sobre la vida moral, sobre los actos que siempre y en todas partes son malos, y sobre el justo castigo del pecado, incluida la condenación eterna por el alma que permanece impenitente del pecado grave».

Últimamente, sin embargo, esto puede ocurrir con impunidad.

«Y todo esto en muchos lugares no solo no está corregido por el claro anuncio de la constante enseñanza y práctica de la Iglesia, sino que es condonado e incluso promovido por aquellos que nuestro Señor encargó con el cuidado de las almas», dijo el Cardenal Burke a la conferencia. «No estamos hablando de preguntas teóricas, sino de una confusión y error que pone en peligro la salvación de las almas».

La Iglesia se necesita más que nunca

«En un momento en que el mundo nunca más ha necesitado el testimonio claro y valiente de la Iglesia, parece que no se conoce a sí misma. Los mensajes del Papa Juan Pablo II y la Virgen siguen siendo pertinentes ahora», dijo.

«La urgente necesidad de una nueva evangelización del mundo, posible gracias a una nueva evangelización previa de la Iglesia, nunca ha sido más urgente». «El mensaje de Nuestra Señora de Fátima nunca ha sido más oportuno».

Nuestra Señora enseña que la paz de Dios vendrá por dos medios, dijo el cardenal: la consagración de Rusia al Inmaculado Corazón de María y la práctica de la comunión de reparación el primer sábado del mes.

Con respecto a la consagración de Rusia, dijo que no duda de que fue la intención del Papa San Juan Pablo II llevar a cabo la consagración en 1984, y dijo que la Hermana Lucía había indicado que Nuestra Señora lo aceptó.

«Pero es evidente que la consagración no se llevó a cabo de la manera solicitada por Nuestra Señora», dijo el Cardenal Burke. «Reconociendo la necesidad de una conversión total del materialismo ateísta y el comunismo a Cristo, la llamada de Nuestra Señora de Fátima para consagrar a Rusia a su Corazón Inmaculado de acuerdo con su instrucción explícita sigue siendo urgente».

Nuestra Señora gana al final, pero debemos actuar

«Tenemos la seguridad de Nuestra Señora de que su Corazón Inmaculado triunfará», agregó, «que la verdad y el amor de su Hijo divino triunfarán, y estamos llamados a ser agentes de su triunfo por nuestra obediencia a su consejo maternal».

La descripción de la hermana Lucia del tercer secreto incluía al ángel al lado de Nuestra Señora, señalando a la tierra y gritando repetidamente por «Penitencia».

También describió el martirio de aquellos que siguen siendo fieles al Señor.

Para este Cardenal Burke dijo: «No dejemos de aceptar todo sufrimiento que proviene de nuestro fiel testimonio de Aquel que es el verdadero tesoro de nuestros corazones».


Fuente: InfoCatólica

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s