Anotad las palabras, 
desentrañad los misterios, imitad los ejemplos

Anotad las palabras,
desentrañad los misterios,
imitad los ejemplos.
El que socorre al hermano indigente,
coge de la mano a Jesús…
El que deplora la culpa de otro
y pide perdón para él,
lava y enjuga los pies de Jesús…
El que presta al hermano un libro de piadosa lectura,
brinda a Jesús el vino mejor.
El que se impone la prohibición de hablar palabras ociosas,
ahuyenta las moscas de la mesa de Jesús.
El que se niega a escuchar murmuraciones y habladurías poco honestas,
da de bastonazos y ahuyenta de la casa de Jesús al negro can…
El que al oír faltas ajenas, las lamenta y deplora profundamente,
pone la mano sobre las sagradas llagas de Jesús y las unge.
El que refiere buenos ejemplos y virtudes de sus prójimos,
alegra los ojos de Jesús con hermosas flores.
El que disimula la infamia y el escándalo del prójimo,
cubre con vestidos el cuerpo desnudo de Jesús…
El que lee o canta para solaz del hermano endeble o enfermo,
se junta con los ángeles para recrear con música a Jesús en su cuna.

Tomás de Kempis, El Jardín de las Rosas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s