«Tu fe te ha curado»

el

San Mateo, cap. IX, v. 22: «tu fe te ha curado», dice Nuestro Señor a la hemorroisa…

Vemos que lo que Nuestro Señor recomienda por encima de todo en la oración es la fe.La recomienda casi a cada línea… ¿Por qué? 1.° Porque es lo que más nos falta. 2.° Porque cuando ella nos falta, nuestra oración, no solamente no puede ser agradable a Dios, sino que le es injuriosa. ¡Cómo nos falta yo lo veo demasiado, ¡ay!, por mi triste experiencia! Ella me falta tan a menudo por dos motivos: porque yo me miro demasiado a mí mismo y no miro lo suficiente a Dios; tengo los ojos fijos en mi indignidad, en lugar de tenerlos sobre su Bondad, sobre su Amor, sobre su Corazón abierto por mí, y porque yo miro mi petición demasiado humanamente; tengo delante de los ojos las dificultades que presentan las gracias que yo pido, la imposibilidad de ser atendidas por los hombres, los obstáculos que se oponen a su cumplimiento, en lugar de tener delante de los ojos la omnipotencia de Dios, a quien todo le es fácil… Tengamos, pues, sin cesar, bajo la mirada, el amor inmenso de Dios por nosotros, este amor que a Él ha hecho soportar tantos sufrimientos por cada uno de nosotros y que Él vuelve tan dulce, agradable, tan natural, al concedernos las más grandes gracias (cuanto más grandes son las gracias, más le es a Él dulce hacérnoslas, es la naturaleza del amor) y esta facilidad infinita por la cual Él puede hacerlas es lo que nos parece más difícil, lo más imposible.

Carlos de Foucauld, Escritos espirituales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s