Tu morada es Dios

el

Alegría o sufrimiento, vida o muerte, todos los caminos conducen a Dios. Pero hay que caminar: los caminos conducen a la morada, pero no son la morada. Tú encontrarás a Dios en todas partes con tal de que no te detengas en ninguna.

Que todo lo que ames aquí abajo sea para tí un camino pero nunca una morada… Pues la morada es Dios. La vulgaridad, la mediocridad del alma se conocen en que hacen mansión en un deber, un placer o un descanso, en lo que las almas superiores no ven más que un camino. Ante un hombre que se encuentra en un lugar inferior no es indiferente saber si pasa por allí o si habita en él.

Gustave Thibon

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s