El Otro, los otros

«… El amor es un conocimiento real del otro porque dicho conocimiento coincide con la fe absoluta en la realidad del amado, la cual, en su sentido más general, es la superación de uno mismo y la renuncia de sí mismo, realidad que ya está en el mismo pathos del amor. El símbolo de semejante…

El mejor remedio contra el mal

Una percepción más clara del mal la tuve cuando me confesé por primera vez. Allí comprendí que el mal es una cosa seria de la que hay que arrepentirse. Me enseñaron a que me confesara cada semana. Me dijeron: —¿Sabes cuál es el mejor remedio contra el mal? La confesión semanal. Tenían razón. Y, en…

No te inquietes por no poder recordar todas tus pequeñas faltas

Vive con humildad, con dulzura, y enamorada de nuestro Esposo celestial; y no te inquietes por no poder recordar todas tus pequeñas faltas para poderlas confesar. No, hija, no es oportuno afligirse por esto, porque, así como caes con frecuencia sin darte cuenta, del mismo modo, sin que te des cuenta, te levantas. Recuerda que…

Examen de Conciencia

Se trata de examinar nuestra conciencia en oración ante Dios, a la luz de las enseñanzas de la Iglesia, a partir de nuestra última confesión. Es paso necesario antes de hacer una buena confesión. Además es aconsejable hacer un examen del día antes de dormir. El fin del examen no es angustiarse con las culpas…

Diario de Santa María Faustina Kowalska, Nº377

Sobre la confesión. De la confesión deberíamos obtener dos beneficios: nos confesamos para ser sanados; para ser educados; nuestras almas necesitan una continua educación, como el niño pequeño. Oh Jesús mío, entiendo profundamente estas palabras y sé por experiencia que un alma con sus propias fuerzas no llegará lejos, se cansará mucho sin hacer nada…

Mons. Fulton J. Sheen – El Calvario y la Misa – Parte Primera

EL CONFITEOR⁴ «Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen» (Lc 23, 24)   La Misa comienza con el Confiteor. El Confiteor es una plegaria en la que confesamos nuestros pecados y pedimos a nuestra Madre Santísima y a los santos que intercedan ante Dios por nuestro perdón, ya que sólo los limpios de corazón…

«Yo soy un confesor»

A uno que un día le preguntaba cuál era su misión en la tierra [el padre Pío] le contestó con una sola frase: «Yo soy un confesor». Y la verdad era que el padre Pío pasaba en el confesionario un número incalculable de horas. Los días de fiesta o de mayor asistencia, una vez celebrada…