Conservar hasta el último día de la vida el primer fervor

Con todas las fuerzas es necesario conservar hasta el último día de la vida el primer fervor, pues muchos lo han perdido y no lo han recobrado. Para ello, conviene acordarse constantemente de la muerte; si un hombre está dispuesto, aunque no sea más que parcialmente, a la muerte, no la teme, sino que encuentra…

Para tener la paz en el alma

Para tener la paz en el alma conviene ser sobrio, porque la paz se pierde también a causa del propio cuerpo. Conviene no ser curioso, conviene no leer diarios ni libros profanos que vacían el alma y la sumen en el abatimiento y la turbación. No juzgues a los otros, porque sucede con frecuencia que,…

El que ha aprendido del Espíritu Santo a amar

El que ha aprendido del Espíritu Santo a amar, sufrirá durante toda su vida por los que no se salvan. Derrama abundantes lágrimas por los hombres, y la gracia divina le da fuerza para amar a sus enemigos. Si tú no los amas, al menos no los reprendas con aspereza y no los maldigas; y…

El amor de la Madre de Dios

Nosotros nunca entenderemos del todo el amor de la Madre de Dios, pero sabemos que cuanto mayor es el amor, mayores son los sufrimientos del alma; cuanto más completo el amor, más completo el conocimiento; cuanto más ardiente el amor, más ardiente la oración; cuanto más perfecto el amor, más santa la vida. Archimandrita Sophrony,…

El amor no está sometido al tiempo

El amor no está sometido al tiempo, conserva siempre su fuerza. Algunos piensan que el Señor ha sufrido por amor a los hombres, pero como no encuentran este amor en su propia alma, les parece que eso aconteció en un pasado lejano. Pero cuando el alma conoce el amor divino por el Espíritu Santo, percibe…

Cuando toman lo que es tuyo, dalo

Cuando toman lo que es tuyo, dalo, pues el amor divino no puede rehusar nada; pero el que no ha conocido el amor no puede ser misericordioso, porque la alegría del Espíritu Santo no está en su alma. Si, en virtud de sus sufrimientos, el Señor nos ha dado en la tierra el Espíritu Santo…

Temor de Dios

Cuando los hombres se mantienen en el temor de Dios, la vida en la tierra es tranquila y dulce. Pero en nuestros días los hombres se han puesto a vivir a su antojo y según su propia razón, y han dejado los santos mandamientos. Piensan encontrar sin Dios la felicidad en la tierra, ignorando que…

De la voluntad de Dios

El Señor ha dado el Espíritu Santo en la tierra, y aquel en quien él vive siente que lleva el Paraíso en su interior. Tal vez digas: «¿Por qué no tengo una gracia como ésta?». Porque no te has abandonado a la voluntad de Dios, sino que vives a tu antojo. Mirad a quien ama…

El alma que ha conocido a Dios no puede encontrar reposo en la tierra

El alma que ha conocido a Dios, su Creador y Padre celeste, no puede encontrar reposo en la tierra. Y piensa: «Cuando comparezca ante Dios, imploraré su misericordia para todos los cristianos». Pero al mismo tiempo piensa: «Cuando vea su Rostro adorado, la alegría me impedirá hablar, pues no es posible pronunciar una sola palabra…

Orar por los que nos ofenden

Es una obra grande delante de Dios orar por los que nos ofenden y nos causan sufrimiento. A cambio, el Señor te concederá su gracia, conocerás al Señor por el Espíritu Santo y soportarás con alegría todas las aflicciones por Él. El Señor te concederá amar al mundo entero; desearás ardientemente el bien de todos…

Todos los hombres quieren la paz

Todos los hombres quieren la paz, pero no saben cómo alcanzarla. El abba Paisios, habiéndose encolerizado un día, pidió al Señor que le librara de la irritabilidad. El Señor se le apareció y le dijo: «Paisios, si no quieres montar en cólera, no desees nada, no juzgues ni odies a nadie; actuando así, no volverás…