Catequesis Sacerdotes

Dedicación del Templo

Hemos de conocer con profundidad el misterio de la Iglesia, para amarla, sentir con ella y vivir la experiencia gozosa de pertenecer al pueblo de Dios, ¿qué significa en profundidad proclamar “creo en la santa Iglesia Católica?. Una síntesis magistral es la siguiente, perteneciente al papa Benedicto: “la Iglesia que es comunidad e institución, familia y misión, creación de Cristo por su Santo Espíritu y a la vez resultado de quienes la conformamos con nuestra santidad y con nuestros pecados. Así lo ha querido Dios, que no tiene reparo en hacer de pobres y pecadores sus amigos e instrumentos para la redención del género humano. La santidad de la Iglesia es ante todo la santidad objetiva de la misma persona de Cristo, de su evangelio y de sus sacramentos, la santidad de aquella fuerza de lo alto que la anima e impulsa. Nosotros debemos ser santos para no crear una contradicción entre el signo que somos y la realidad que queremos significar” (Homilía a seminaristas en la Almudena 20-8-2011).

La dimensión simbólica del edificio de un templo y de su altar nos hace descubrir que donde Dios habita, reconocemos que todos estamos “en casa”; donde Cristo habita, cada uno de nosotros no le somos extraños, porque constituimos la familia de Dios, al ser hijos en el Hijo. Sugero, el abad de San Denis en Francia en el 1254, se expresa así: Señor Jesucristo, mediante la unción del Santo Crisma y la recepción de la eucaristía tú has reunido lo material a lo inmaterial, lo corporal a lo espiritual, lo humano a lo divino. Con estas bendiciones visibles tú restauras invisiblemente y al mismo tiempo transformas maravillosamente el reino presente en reino celeste (Sugero, De consecratione, PL 186, 1254)

Nadie puede tener a Dios por Padre si no tiene a la Iglesia por madre. (San Cipriano de Cartago 200-258).

Manuel Ángel Santiago Gutiérrez, Presbítero

0 comments on “Dedicación del Templo

Deja un comentario

error:
%d bloggers like this: