Preguntó un monje al anciano, diciendo: ¿cómo es que el alma se deleita en las pasiones? El anciano respondió: el alma se deleita en las pasiones, pero el Espíritu de Dios es quien la llena. Debemos, por consiguiente, llorar y estar atentos a aquellas cosas inmundas que hay en nosotros, rogando a Dios, que es poderoso en todo, que corte en nosotros las semillas malignas. María, por consiguiente, cuando se inclinaba para llorar en el sepulcro, se le apareció inmediatamente el Señor, y su dolor se trocó en alegría. Así es el alma, si ama las lágrimas.

Martín, Obispo de Dumio. Sentencias de los Padres Egipcios.

About

https://www.facebook.com/carolina.dejesus.138

0 comments on “Lágrimas

Deja un comentario

error:
%d bloggers like this: