Orar

Si realmente queremos orar, tenemos que darnos tiempo. Debemos adoptar un “tempo” humano, y empezaremos a tener tiempo para escuchar. Y tan pronto como escuchemos lo que pasa, las cosas empezarán a tomar forma por sí mismas. Pero para esto tenemos que experimentar el tiempo de un modo nuevo… La razón por la que no nos tomamos un tiempo es la sensación de que tenemos que mantenernos en movimiento. Esto es una auténtica enfermedad.

Thomas Merton

Deja un comentario