Amor y presencia

“Son raros los seres que coinciden consigo mismos. La mayor parte de los hombres viven fuera de su propia naturaleza, esclavos de un papel en la comedia social. Están como ausentes de su propia existencia. El mismo engaño impregna sus relaciones, incluso las más íntimas, con los demás. No son rostros, sino máscaras de teatro que se intercambian promesas y besos. ¿Qué son esos mecanismos de la coquetería o de la seducción más que el jugueteo de una marioneta que tira de los hilos de otra en un balanceo abstracto e impersonal? En todo ello puede mezclarse la emoción como en el teatro, pero esta emoción no toca el fondo solitario del alma, sino que está ligada a una imagen, no a la realidad, nace de una representación, no de una presencia. ¿Se sienten las almas tan pobres y repulsivas que temen hasta ese punto descubrir su desnudez? Prefieren intercambiarse falsas riquezas antes que unir su verdadera indigencia.”
– G.Thibon

Deja un comentario