Gustave Thibon

Nuestra mirada ciega ante la Luz

He oído decir a menudo que las recetas de la apologética clásica ya no responden al gusto de hoy. ¿Habrá que inventar otras nuevas, más adaptadas a la sensibilidad contemporánea, ecos y modulaciones del “último grito” de la moda? La moda pasa tan rápido que es inútil esforzarse en seguirla. Más que seguir, lo que hay que hacer es tomar altura: no adherirse servilmente a lo que pasa, sino elevarse a lo que permanece. Es así como hay que responder a las necesidades profundas del hombre moderno, que continúan siendo, bajo los oropeles efímeros de la actualidad, las necesidades del hombre eterno. «El sabio —decía Nietzche— no debe ir a coro con su tiempo, ni siquiera debe saber como se va a coro».

Para restaurar un edificio, no basta dar una mano de pintura sobre el viejo enlucido ya agrietado, sino que es preciso raspar la piedra. Del mismo modo, hay que descubrir y despertar al hombre eterno en el hombre actual. Poco importan las fórmulas- las palabras sencillas son las que mejor se entienden- con tal de que conmuevan al hombre en su soledad herida, en el punto de intersección de la esperanza y de lo imposible. La palabra Dios, esa palabra que no dice nada porque lo dice todo, es como los signos taquigráficos polivalentes que se aclaran por su contexto, y aquí el contexto es la experiencia de la miseria humana. Al hombre moderno, antes de hablarle de Dios, hay que ayudarle a darse cuenta del vacío y falsedad que encierran todos los ídolos por los que inútilmente intenta sustituir a Dios. Hay que hacerle decubrir, como quiere Santa Teresa, que su deseo no tiene remedio, que es insaciable y más real que todos los objetos en los que hasta ahora ha intentado en vano satisfacerse. Si lo comprende así, el mismo deseo le irá llevando a hacia Dios. El diagnóstico indica el remedio: analizando las causas profundas de la sed es como más directamente se llega a la fuente.

Gustave Thibon

About

https://www.facebook.com/carolina.dejesus.138

0 comments on “Nuestra mirada ciega ante la Luz

Deja un comentario

error:
%d bloggers like this: