Amar al prójimo

15894768_10154336545742877_1054549742133389340_n

“Amar al prójimo requiere un salto hacia la fe; sin embargo, el resul­tado es el acta de nacimiento de la humanidad. Y también represen­ta el aciago paso del instinto de supervivencia hacia la moralidad.

Ese paso convierte a la moralidad en una parte, y tal vez en una conditio sine qua non, de la supervivencia. Con ese ingrediente, la supervivencia de un humano se transforma en la supervivencia de la humanidad en el ser humano.

“Ama a tu prójimo como a ti mismo” implícitamente presenta el amor a sí mismo como algo que se da de manera no problemática, algo que siempre estuvo en ese sitio. El amor a sí mismo es pura supervivencia, y la supervivencia no necesita mandatos, ya que las otras criaturas vivas (no humanas) se las arreglan perfectamente sin ellos. Amar al prójimo como a uno mismo hace que la superviven­cia humana sea distinta a la supervivencia de todas las otras criatu­ras vivas. Sin esa extensión/trascendencia del amor a sí mismo, la prolongación de la vida física, orgánica, no llega a ser, por sí mis­ma, una supervivencia humana; no es la clase de supervivencia que distingue a los humanos de las bestias (y, no debemos olvidarlo, de los ángeles). El precepto de amar al prójimo desafía a los instintos determinados por la naturaleza; pero también desafía el sentido de la supervivencia establecido por la naturaleza, y el del amor a uno mismo, que lo resguarda.”

– Zygmunt Bauman, Amor líquido (Q.E.P.D.)

Deja un comentario