Nada hay en el intelecto si no está primero en los sentidos

«Nihil in intellectu nisi prius in sensu [Nada hay en el intelecto si no está primero en los sentidos] (…) En un mundo en el que ningún cambio causa ya asombro, la trampa más astuta del demonio es impedir que gustemos, que nos aburramos de estas realidades simples pero saludables, que ya han pasado de moda como los vestidos con corsé o los zapatos abotonados» (John Senior, La restauración de la cultura cristiana).

Deja un comentario