General

Padre no soy digno

Dios es como un amante que sufre por todo en la medida que lo sufre todo y que, incapaz de juzgar por exceso de amor, padece, en razón de este mismo amor, por mil indelicadezas que ningún juez advertiría. Su misma ternura le hace a la vez infinitamente misericordioso e infinitamente vulnerable, y cuando, liberados del velo de las apariencias “reconozcamos este amor en las heridas que le hemos causado”, seremos tanto más severos con nosotros mismos cuanto más claramente veamos que Dios no fue más que amor, y esa convulsión íntima del arrepentimiento saldará hasta el último óbolo la deuda perdonada por amor.

Así la justicia no pierde jamás sus derechos, pero cambia de dirección, según sea el arrepentimiento: en la contrición imperfecta, el hombre se inclina ante el juez a quien teme. En la contrición perfecta, vuelve por entero al Padre, que le espera y no le juzga porque el mismo pecado es su propio juez, que grita con las palabras del hijo pródigo: “Padre, no soy digno de ser llamado hijo tuyo.”

Gustave Thibon

About

https://www.facebook.com/carolina.dejesus.138

0 comments on “Padre no soy digno

Deja un comentario

error:
%d bloggers like this: