You dont have javascript enabled! Please download Google Chrome!
Advertisements

El ángel del Señor acampa
en torno a sus fieles y los protege.
Gusten y vean qué bueno es el Señor:
¡Feliz quien se refugia en él!

Respeten al Señor sus consagrados,
que nada les falta a quienes lo respetan.
Los ricos se empobrecen y pasan hambre,
los que buscan al Señor no carecen de bienes.

Vengan, hijos, escúchenme:
les enseñaré a respetar al Señor.
¿Hay alguien que ame la vida,
y desee días disfrutando de bienes?

—Guarda tu lengua del mal,
tus labios de la mentira;
apártate del mal, obra bien,
busca la paz y sigue tras ella.

Los ojos del Señor miran a los justos,
sus oídos a sus clamores.
El Señor se encara con los malhechores,
para borrar de la tierra su recuerdo.

Si claman, el Señor los escucha
y los libra de todas las angustias.
El Señor está cerca de los que sufren
y salva a los que desfallecen.

Por muchos males que sufra el justo,
de todos lo libra el Señor;
él cuida de todos sus huesos,
ni uno solo se quebrará.

La maldad da muerte al malvado;
los que odian al justo lo pagarán.
El Señor rescata la vida de sus siervos
los que se refugian en él no serán castigados.

Advertisements

0 comments on “Salmo 34

Deja un comentario

error: @caminitoespiritual.com
%d bloggers like this: