Salmos

Salmo 35

Misericordia

Señor, tu misericordia viene del cielo,
tu fidelidad llega hasta las nubes;
tu justicia es como las altas cordilleras,
tus juicios son un océano inmenso;
tú socorres a hombres y animales.
¡Qué inapreciable es tu misericordia, oh Dios!
Los humanos se refugian
a la sombra de tus alas,
se sacian con la abundancia de tu casa,
les das a beber en el río de tus delicias;
porque en ti está la fuente de la vida
y con tu luz vemos la luz.
Prolonga tu misericordia
sobre los que te reconocen
y tu justicia sobre los rectos de corazón.

0 comments on “Salmo 35

Deja un comentario

error:
%d bloggers like this: