Cartas

Carta 82 – A Celina

J.M.J.T.

El Carmelo, 28 de febrero de 1889

Jesús +

Mi querida Celina:

¿Es posible que te esté escribiendo a Caen…? Me pregunto si estoy soñando o despierta… Pero no, ¡es una realidad…!

Te vas a asombrar, hermanita querida, si te digo que estoy lejos de compadecerte; pero, ya ves, tu suerte me parece envidiable. Jesús tiene sobre ti miras de un amor indecible, quiere que su lirio-siempreviva sea todo para él, y es él mismo quien se encarga de que haga su primer noviciado, es su mano divina la que adorna a su esposa para el día de sus bodas, y su mano amorosa no se equivoca de aderezos… Jesús es un esposo de sangre… Quiere para sí toda la sangre del corazón…

¡Ay, cuánto cuesta darle a Jesús lo que pide…! ¡Y qué suerte que cueste…! ¡Qué alegría inefable es llevar nuestras cruces EN DEBILIDAD! ¿Comprende el Lirio-siempreviva al pobre grano de arena…? Tu noviciado es el del dolor, ¡qué privilegio tan inexplicable…!

Sí, hermanita querida, lejos de quejarme a Jesús por la cruz que nos envía, no logro entender el amor infinito que lo ha movido a tratarnos así… Jesús tiene que amar mucho a nuestro padre querido para que sufra de esta manera. ¿Pero no te parece que la desgracia que le aflige es realmente la coronación de su hermosa vida…? Mi querido Lirio-siempreviva, creo que te estoy diciendo auténticas locuras, pero no importa; pienso muchas otras cosas sobre el amor de Jesús, que son quizás mucho más fuertes que lo que te acabo de decir…

¡Qué dicha ser humilladas! Es el único camino que hace santos… ¿Podemos dudar ahora de la voluntad de Dios para nuestras almas…? La vida no es más que un sueño; pronto nos despertaremos, ¡y entonces qué alegría…! Cuanto mayores sean nuestros sufrimientos, más infinita será nuestra gloria… ¡No, no perdamos la prueba que Jesús nos envía! Es una mina de oro sin explotar, ¿perderemos la ocasión…? El grano de arena quiere poner manos a la obra sin alegría, sin ánimo, sin fuerzas, y precisamente estos títulos le facilitarán la empresa, quiere trabajar por amor.

Comienza el martirio, entremos juntas en la lid si el Lirio-siempreviva no desdeña al

pobre grano de arena.

About

https://www.facebook.com/carolina.dejesus.138

0 comments on “Carta 82 – A Celina

Deja un comentario

error:
%d bloggers like this: