Orar por los que nos ofenden

Es una obra grande delante de Dios orar por los que nos ofenden y nos causan sufrimiento. A cambio, el Señor te concederá su gracia, conocerás al Señor por el Espíritu Santo y soportarás con alegría todas las aflicciones por Él. El Señor te concederá amar al mundo entero; desearás ardientemente el bien de todos los hombres y orarás por todos como por ti mismo.

El Señor nos ha dicho: «Amad a vuestros enemigos», y quien ama a sus enemigos se hace semejante al Señor. Pero no es posible amar a los enemigos más que por la gracia del Espíritu Santo. Por esa razón, en cuanto alguien te hiera, ora a Dios por él, y conservarás la paz y la gracia divinas. Pero si murmuras contra tu superior y lo criticas, te convertirás en irascible como él.

Archimandrita Sophrony, Escritos de San Silouan el Athónita, Cap. 4.

Deja un comentario