Diario de Santa María Faustina Kowalska, Nº202

17796390_1521733941171385_4306067496953405027_n

Hoy ha venido a visitarme una hermana mía de sangre. Cuando me ha contado sus intenciones, he temblado de miedo, ¿es posible esto? Esta querida alma bella frente a Dios, no obstante unas grandes tinieblas habían bajado sobre ella y no sabía defenderse. Todo lo veía en negro. El buen Dios me la ha confiado, durante dos semanas puede trabajar sobre ella. Sin embargo, cuantos sacrificios me ha costado, solamente Dios lo sabe. Por ninguna otra alma he llevado al trono de Dios tantos sacrificios, sufrimientos y oraciones como por ella. Sentía que había forzado a Dios a concederle la gracia. Cuando pienso en todo esto, veo un verdadero milagro. Ahora veo cuanto poder tiene la plegaria de intercesión ante Dios.

Deja un comentario