Silencio

Muchos buscan con avidez, pero el único que encuentra es el que permanece en silencio continuo… Todo hombre que encuentra sus delicias en una multitud de palabras, aunque diga en ellas cosas admirables, está vacío interiormente. Si amas la verdad, sé amante del silencio. El silencio, como la luz del sol, iluminará a Dios en ti y te librará de los fantasmas de la ignorancia. El silencio te unirá al mismo Dios.

Ama el silencio por encima de todas las cosas. Te trae el fruto que la lengua no alcanza a describir. Al principio tenemos que forzarnos a guardar silencio. Que Dios te conceda experimentar ese «algo» que nace del silencio. Con sólo practicarlo, como consecuencia de tu esfuerzo, te inundará una luz inenarrable… y después de un breve tiempo, una cierta dulzura nace en el corazón de este ejercicio y el cuerpo se siente embebido casi por la fuerza para permanecer en silencio.

San Isaac el Sirio

Deja un comentario